fbpx

HOY, UN PASEO POR LA HISTORIA DE LAS ILUSTRACIONES DE MODA

A mediados del siglo XIX y gracias a la figura de Charles Worth, considerado el Padre de la Alta costura nace lo que hoy por hoy entendemos como moda.

20 de febrero, 2020 I Por Daniel Fez

En un momento determinado, el maestro decide “firmar” las piezas a semejanza de lo que hacían otros artistas como pintores, escultores o escritores, elevando así la moda al rango del arte. Y hablando de arte, la historia de la moda está llena de pequeños tesoros que no están justamente elaborados con tela y con hilo. Es más bien la destreza y la agilidad de las manos con el lápiz o los pinceles los que nos dejan verdaderas obras en este maravilloso mundo. Las ilustraciones de moda.

Para encontrar su origen en la historia de las ilustraciones de moda hemos de remontarnos a los siglos XVI y XVII cuando entre 1520 y 1610 se publicaron más de 200 colecciones de grabados y xilografías que contenían ilustraciones de figuras vestidas con ropas distintivas de sus nacionalidades y su rango. De una forma u otra se convertirían en las primeras ilustraciones de moda al uso. Pero todavía deberíamos de esperar casi un siglo más para poder disfrutar de las primeras ilustraciones dedicadas a la moda que retrataban los gustos y costumbres de una época. Es con el auge del nacimiento de las publicaciones de moda en la Francia del siglo XVIII cuando aparecen en publicaciones como Le Journal des Femmes (1759) o Le Gabinet des Modes (1785) cuando adquieren importancia la necesidad de mostrar los usos, gustos y costumbres a través de ilustraciones y será cuando entre mediados de 1800 y principios de 1900, la ilustración de moda sea un fiel reflejo de la estricta sociedad de la época, mostrando a  mujeres de clase acomodada con sus elaborados trajes en medio de escenarios clásicos. En definitiva unas ilustraciones muy realistas.

Pero no será hasta principios del siglo XX de la mano de Paul Poiret, el considerado el Rey de la Moda, cuando conozcamos gracias a una colaboración con Paul Iribe el antecedente de lo que hoy trabajamos como ilustración de moda. Poiret se encargó de institucionalizar la ilustración de moda y para ello en 1908 Poiret le encargó a Iribe, un joven grabador, que ilustrase sus diseños para una publicación promocional: Les Robes de Paul Poiret, encontrando este  y todos los que le siguieron la inspiración en el teatro y en la danza que tradujeron en un grácil orientalismo. Os recomiendo que lo veáis, es una autentica maravilla. El diseñador francés siguió apostando  por la ilustración y publicó Les Choses de Paul Poiret, esta vez colaborando con Georges Lepape que se decidió por homenajear a Modigliani y su peculiar representación de la mujer. Y si, realmente algo estaba cambiando y del realismo al que hacíamos referencia en las primeras publicaciones francesas e inglesas, pasábamos a una escenificación mas artística y estilizada del figurín de moda. Precedente sin duda de lo que hoy trabajamos en nuestras colecciones.

En la década de los 20, muchas e importantes publicaciones como Vogue o Harper´s Bazaar vieron en las ilustraciones una fuente inagotable de recursos estéticos acordes con una nueva revolución por en el mundo de la moda: Coco Chanel. La nueva mujer moderna, activa y liberada que planteaba Coco, quedaba reflejada, como es lógico, en las ilustraciones de la época. Recibiendo la ilustración de moda  una gran influencia del art decó y la arquitectura que surgen durante estos años. En las décadas de los 30 y los 40 Hollywood se apodera de la estética imperante y la industria del cine y los diseñadores contratados por las grandes productoras se convierten en los protagonistas de la ilustración de la época, donde se apuesta por el glamour y las formas mas curvilíneas en los figurines. 1947 marca otro hito en las ilustraciones, y no es otro que la aparición del new look y una nueva forma de concebir el movimiento y la feminidad.

Hasta los años 60 las ilustraciones de moda manifiestan pocos cambios en las siluetas y la interpretación de las prendas, y no será hasta la entrada del pop-art cuando observemos modificaciones, ya que la apuesta generalizada en el figurinismo de moda pasa por lo abstracto y lo colorista. Sirva como ejemplo Andy Warhol. Aun así, y os preguntareis ¿y la fotografía qué?. Pues sí, desde prácticamente principios del S.XX la fotografía empezó a ocupar un lugar privilegiado en las publicaciones de moda “desbancando” prácticamente el trabajo de los ilustradores. Cierto es que a lo largo de siglo, han convivido en mejor o peor compañía, pero un resurgimiento a partir de los años 70 ha hecho posible que hoy por hoy podamos seguir disfrutando de la creatividad artística y la originalidad creativa de estos especialistas en plasmar “moda”.

Tal y como creo que decíamos en el post anterior y apuntábamos en este, la ilustración de moda forma parte del proceso de ejecución de una colección de moda. En WORKSHOP GRANADA somos conscientes de esta necesidad y apostamos por enseñar las técnicas más punteras para poder desarrollar una buena labor de ilustrador dentro del concepto de nuestra propia colección. Y cierto es que nos sentimos satisfechos del resultado.

Thanks!

Teléfono
WhatsApp
Lola, gerente de la escuela
Un placer!

error: Content is protected !!