fbpx

MIRIÑAQUES, CRINOLINAS, GUARDAINFANTES, POLISONES, AHUECADORES, TONTILLOS…

Las estructuras más curiosas de la historia de la moda.
27 de enero de 2010 I Por Daniel Fez

Cuando planteamos este artículo y surgió la palabra “estructuras”, y en un abrir y cerrar de ojos o prácticamente lo que dura un flashback, se me pasó por la cabeza la imagen de un inmenso andamio de esos plateados que en ocasiones y desde mi perspectiva personal, más que servir para labores propias de restauración, embellecen y realzan a la propia obra. Pero dado que nos encontramos en una escuela de diseño y no en una obra, donde la moda es la gran protagonista, y la especialización en formación, técnicas y así un largo etcétera de disciplinas complementarias, vamos a hablar mejor de estructuras, pero más bien de aquellas que en muchas ocasiones y a lo largo de la historia han estado ocultas en el interior del vestido.


Yo siempre he dicho que dejando a un lado el color (que es lo primero que ve el consumidor), la primera impresión de cualquier prenda la da su silueta. Y su forma en general se percibe antes que sus características, es decir, que sus detalles, el tejido en el que está confeccionado o la propia textura. Por lo tanto podríamos afirmar que la silueta y la forma resultan fundamentales a la hora de diseñar una prenda y durante su proceso de construcción. Y esta “forma” corporal de la que hablamos, es la que se provoca sobre el cuerpo a través de 5 acciones: Ampliar, reducir, alargar, perfilar y destapar. Y es de la primera, de la que vamos a hablar hoy, no sin olvidar al resto que por supuesto iremos analizando en post posteriores.


A lo largo de la historia y de la evolución del vestuario, la silueta se ha ido modificando a requerimiento de las modas, las imposiciones sociales, las costumbres y tantos y tantos otros factores sociológicos de los que nos aburriríamos hablando, por eso, prefiero centrarme en esas modificaciones y que hablemos de la acción de ampliar. Y es ahora es cuando yo os invito a mirar a la historia de la indumentaria y a recordar la amplitud de aquellas faldas que desde prácticamente finales de la baja edad media fueron creciendo y creciendo en tamaño gracias a estructuras (y aquí sale la palabra) internas que otorgaban una nueva imagen a la silueta por lo general femenina, aunque la masculina también sufrió modificaciones pero no tan “agresivas” e incomodas como las de las mujeres.

Sin duda, hablar de costura, de ejecución y de materiales también es hablar de ballenas, crin de caballo (de ahí viene el termino crinolina) o de otros muchos materiales que han servido para crear estructuras en ocasiones, descomunalmente grandes y por norma general incómodas, para dar sentido y placer a las modas que se imponían por aquel entonces. Miriñaques, crinolinas, guardainfantes, polisones, ahuecadores, tontillos… y así un largo etcétera de complementos ocultos que se utilizaban para expandir la silueta y que gracias al estudio y la investigación han llegado hasta nosotros de la mano de profesionales como Capilla Vallecillo, nuestra compañera especializada que imparte el curso de “Vestuario histórico y escénico” y que le da una importancia extrema a la necesidad de aprender tanto su historia, como su ejecución con el fin de complementar la formación de un buen diseñador.
Y es verdad, y yo lo comprendo, que a simple vista nos podrá parecer algo antiguo o decadente realizar un miriñaque o un polisón, es más, la moda actual tal y como la conocemos (erróneamente en ocasiones) no precisa de este tipo de accesorios internos porque están “desfasados”. Y es por eso que decía que nos equivocábamos. Estamos en un momento, el actual, en el que las tendencias van y vuelven del pasado con una rapidez pasmosa, y justamente esta velocidad, es la que nos obliga a aprender esas técnicas y a saber ejecutar esas estructuras internas de las que hablábamos, u otras muchas de materiales y tejidos diferentes (hombreras, volantes, rellenos, impresión 3D, etc. etc.) que al fin y al cabo provocan esa expansión corporal tan de moda hoy día en determinadas prendas. De todo ello somos conscientes en WORKSHOP GRANADA, justamente de esa necesidad de mirar al pasado para afrontar el futuro y la especialización en el mundo de la moda. Y cierto es que podríamos estar aquí horas y horas hablando de diseño, de miriñaques, de crinolinas o de hombreras pero al final todo se reduciría a lo mismo, la necesidad de ampliar la silueta de una forma u otra y si que os puedo asegurar, que esta “acción” sobre el cuerpo nunca pasa de moda.


This contact form is deactivated because you refused to accept Google reCaptcha service which is necessary to validate any messages sent by the form.
Thanks!

Teléfono
WhatsApp
Lola, gerente de la escuela
Un placer!

error: Content is protected !!