fbpx

CAPILLA VALLECILLO

En el mundo de la moda “se aprende mucho enseñando”

16 de diciembre de 2019 / DANIEL FEZ

“La moda es arquitectura, es una cuestión de proporciones”. Para comenzar este bis a bis con Capilla no se me ha ocurrido mejor forma que hacer referencia a una de las frases de Coco Chanel más icónicas del mundo de la moda. Y es que para dialogar en referencia a el arte de construir, ella es una auténtica maestra. Entre otras cosas porque atesora una carrera de más de 30 años de experiencia que la hacen fiel conocedora de una de las labores más bonitas que existen en el mundo de la moda, el patronaje de una prenda. Y de esto Capilla sabe mucho.
Diplomada en Patronaje y Diseño de Moda, esta jiennense afincada en Granada decidió especializarse en la creación de vestuario para artes escénicas desde 1986, realizando proyectos como vestuario o drapería teatral para todo tipo de espectáculos y montajes escénicos entre los que podríamos destacar los realizados para el Centro Andaluz de Teatro y el Centro Andaluz de Danza, al igual que para eventos de difusión internacional como los Mundiales de atletismo de Sevilla, Mundiales de esquí de Granada o competiciones internacionales ecuestres en Jerez de la Frontera. Pero sin duda, su pasión por la danza y el teatro la llevan a colaborar con compañías nacionales de primer orden. Sin duda, puro amor por la creatividad al servicio de la escena que lleva a esta Maestra a estar inmersa en un proceso constante de aprendizaje y de formación. Todo por supuesto, compaginado con su labor como docente desde el año 2002 en la Escuela Pública de Formación Cultural de Andalucía y como sastra del Teatro Isabel la Católica de Granada. Labores que alterna con giras por toda España con compañías teatrales de primer nivel.
Paralelamente a esta impecable trayectoria en el mundo de la moda, Capilla Vallecillo desarrolla su labor como docente en WORKSHOP GRANADA donde tenemos la suerte de que imparta los cursos de “Técnicas de confección y patronaje”, “Vestuario histórico y escénico” y “Patronaje japonés y origami textil” y sin dudarlo tal y como ella misma afirma, una de sus grandes pasiones en el mundo de la moda es la docencia y poder trasmitir sus conocimientos. No quiero extenderme demasiado porque prefiero que sea ella misma la que nos hable de su trayectoria, sus anhelos y sus pasiones con respecto a este maravilloso mundo que nos une. Preguntas para Capilla habría mil, lo sé, pero creo que para todos aquellos y que son pocos y que aún no la conocéis, vais a descubrir cuando el “talento” se viste de trabajo, trabajo y más trabajo, porque si algo le sobra a Capi es justamente eso, sencillez y devoción por lo que hace.

Querida Capilla, imagino que te pasara como a mí, que las tendencias son muy bonitas para los escaparates pero para el día a día de la enseñanza “un básico” es un imprescindible para aprender y a la hora de ejecutarlo. ¿Qué opinión te merecen nuestros creativos españoles actuales?, ¿les falta esa maestría de Balenciga, Pertegaz o Pedro Rodríguez entre otros o seguimos exportando “calidad” y buen hacer en la costura?.
– Balenciaga y los demás eran creadores de alta costura con lo que eso conlleva de trabajo artesanal en todas sus fases. Ahora parece que hay jóvenes interesados en los procesos artesanales aplicados en producciones pequeñas, eso hay que ponerlo en valor, junto al diseño atemporal, la calidad de los materiales… y así un largo etcétera. Creo que se debería de tender a consumir menos ropa pero de más calidad.

Me encanta que me contestes esto y es a colación de ello que puedo afirmar categóricamente que eres una autentica “couturier” a la vieja usanza (ejecución artesanal) y que el trabajo manual es importantísimo para ti, por eso quiero que me cuentes ¿cómo lo llevan los alumnos… sí, lo de coser a mano?.
– Depende. Hay a quien le gusta más y a quien menos, a quien el dedal le sobra desde el primer día y también quien desde el primer momento muestra gran habilidad con las manos, es normal, como también es normal que al final del curso nadie se olvide del dedal y les resulte gratificante hacer buenos acabados. Es cuestión de voluntad, paciencia y habilidad, y esta última, si no se trae de “serie”, se consigue con las otras dos.

Hablemos ahora de historia de la indumentaria, sin duda una de tus pasiones y uno de los campos en los que te sientes mas realizada. ¿Con que periodo histórico te quedarías con respecto a la ejecución del vestuario?. Y si no es mucho pedirte, ¿con que reproducción de prenda histórica te sientes más a gusto trabajando?.
– Partiendo de que cada vestuario es diferente, cuando es de época, te pone en contacto con un momento determinado de la historia, entonces lees, aprendes sobre los elementos de la moda de ese momento y siempre es interesante. Muchas veces, además hay que inventarse cómo conseguir ese volumen, formas, texturas, etc. La verdad es que me da igual la época, he disfrutado lo mismo haciendo un traje de íbero, como una casaca del S. XVIII, un traje de Herodes para un títere, como un vestido con polisón. Cada trabajo es distinto y un nuevo reto que se plantea.

Imagino que esa maravillosa vinculación al mundo de la danza y del teatro te habrá dado más de mil satisfacciones y algún que otro quebradero de cabeza. No me cabe la menor duda que eres una gran investigadora a la hora de ejecutar un proyecto, pero siempre hay una espinita que se nos queda clavada con algo que nos encantaría hacer y aun no hemos podido ejecutarlo. ¿Algún vestuario de cine, teatro, danza etc. que personalmente te encantaría haber podido realizar?.
– Me habría gustado mucho participar en el taller de producción de un vestuario de ópera clásica, por lo fastuoso de los diseños, la calidad de los tejidos y demás materiales con los que se trabaja, las peculiaridades que pueden tener las prendas según quién se las pone, o la acción que va a realizar. Una película que siempre se me viene a la cabeza es El perro del Hortelano, de Pilar Miró con un maravilloso vestuario de Pedro Moreno que, con algunas licencias muy bien tomadas, refleja la moda del XVI-XVII de maravilla. Me habría encantado estar en el taller que lo realizó. Con cada trabajo se aprende. De todas formas el vestuario para teatro tiene consideraciones distintas que para el cine y yo siempre he trabajado para espectáculos en vivo.

Querida compañera, te encanta trabajar las técnicas japonesas de patronaje y la creatividad textil de aquel maravilloso país oriental. Eres una maestra del origami textil y no dudo que del sashiko y del shibori también por lo que imagino que tendrás algún diseñador como referente de todas estas técnicas, cuéntame.
Tuve la oportunidad de aprender con uno de los creadores de estas técnicas, y para mí fue un descubrimiento que me sorprendió y emocionó. Se cambia el concepto y orden de la confección. Yo lo veo como diseñar a medida que se va construyendo la prenda. Son técnicas más o menos fáciles que llevan a resultados sorprendentes. En cuanto a los teñidos, he practicado los propios del vestuario en teatro: teñir, pintar, estampar, envejecer, deslucir, etc. Los atados y el bordado sashiko los he hecho en prendas para vestir, no para espectáculo.

Con anterioridad, hemos explicado que te sientes profundamente realizada tanto en tu faceta pedagógica como en tu ámbito creativo, pero imagino que al final, alguna de las dos tendrá más peso que la otra ¿no?, o me equivoco.
Bueno, creo que una cosa me llevó a la otra. Después de muchos años de trabajar para grupos de teatro, danza, eventos, cuando tuve la oportunidad de enseñar me planteé, cómo me habría gustado que me enseñasen a mí. Empecé con mucho miedo y toda la inseguridad, y al poco tiempo descubrí que me gustaba la docencia, que es una labor muy gratificante y también que se aprende mucho enseñando, esto último me sorprendió, pero es cierto, no sé si pasa igual en otros ámbitos de la enseñanza. Durante mucho tiempo compaginé las dos actividades, en estos momentos tengo más abandonado el taller, por eso digo que ahora coso con las manos de mis alumnas.

Todo no es trabajar y trabajar, también tenemos derecho a disfrutar de los ratos libres y los fines de semana para poder dedicárselo a aquellas personas que forman parte de nuestras vidas o a las cosas que nos gustan. ¿En que ocupas los pocos ratos libres que te quedan entre la docencia y la creación artística?.
Me gusta mucho leer, novela negra, histórica, ciencia ficción…, si sé de algún estudio sobre indumentaria, lo busco y después lo devoro. Me da por temporadas un tema u otro. Me gustan mucho las películas y series ambientadas en otras épocas, sobre todo si están hechas con rigor histórico y no puedo evitar prestarle mucha atención al vestuario. Cuando puedo voy al teatro, a ver flamenco o danza. Un buen espectáculo despierta emociones y eso, ¿a quién no le gusta?.

Para terminar, deciros que es delicioso compartir confidencias y aprender de personas tan sensibles con el trabajo en moda como es Capilla Vallecillo Mata. La garantía del éxito no consiste en creer que se sabe todo, es más, en la moda nunca se deja de aprender porque por más años que le dediquemos a la profesión el arte no tiene límite y justamente la destreza de Capilla está como decíamos al principio basada en dos grandes pilares, la arquitectura y la proporción y yo añadiría uno más.
La sencillez.

This contact form is deactivated because you refused to accept Google reCaptcha service which is necessary to validate any messages sent by the form.
Thanks!

Teléfono
WhatsApp
Lola, gerente de la escuela
Un placer!

error: Content is protected !!