fbpx

DE MODA, DISEÑADORES Y ORIGAMI TEXTIL.

 

Para diseñar una prenda creativa, original y sobre todo que haga que nos diferenciemos como diseñadores de los demás, más que el dibujo estético de un figurín o una ilustración de moda necesitamos un pensamiento espacial, que comprenda la estructura del objeto. Todo ello con un solo fin, construirla de manera correcta y  poder modificarla con el objeto de que la identidad del autor esté presente en su estructura y al mismo tiempo su creación siga siendo funcional.
Diseñar  indumentaria es un proceso metodológico. Es crear una prenda que cumple una función específica, y también es cierto que en cada herramienta de diseño hay una oportunidad de ser innovador y es esta cualidad de innovación la más valorada actualmente en el mundo de la moda.

El origami textil forma parte como un eslabón más de este proceso creativo, pero como todo o casi todo, para conocer su aplicación y visualizar esta tridimensionalidad en la prenda que hemos comentado anteriormente es necesario conocer su origen y su técnica al igual que  visualizar ejemplos a lo largo de la historia de la indumentaria y sus mayores exponentes en el universo de la moda actual. Por lo que en este post, más que adentrarnos en su origen quiero que conozcáis su aplicación en la moda y la importancia de este en determinadas firmas, algunas muy muy cercanas a nosotros como es el caso de la propia Pilar Dalbat.

En ocasiones, pensamos erróneamente que el origami es originario de Japón, y algunos lo definen como el arte japonés que se forma doblando hojas de papel. Pero en realidad, no se originó en el archipiélago Nipón sino en China alrededor del siglo primero o segundo y no fue sino hasta el siglo sexto que llegó a Japón llevado por los monjes. Fueron los árabes los que trajeron el origami a Europa entre los siglos IX y XII, ya que ellos sólo utilizaban esta técnica para crear figuras geométricas debido a que su religión les prohibía hacer otro tipo de representación humana o animal. Por supuesto, con la colonización de América este arte se fue expandiendo por el mundo y hoy es tan popular y su aplicación tan común que no es difícil encontrarlo en el mercado a través de diferentes manifestaciones artísticas y como no, en la que más nos interesa. En moda.

Pero de Japón, de su cultura y su propia idiosincrasia han salido sin duda las mejores manos del mundo de la moda a la hora de desarrollar la meticulosa labor textil del origami. Evidentemente son depositarios de unas tradiciones arraigadas y de unas habilidades particulares que han hecho convertir en moda todas aquellas labores artesanales que impactaron en la Europa de principios del siglo XX. Shibori, sashico u origami, son otros términos que encontramos hoy día vinculados al mundo de la moda y que aplicamos en el mundo occidental como ejemplo de valor artesanal en nuestras prendas. Cierto es que tal y como os dije al principio, más que explayarnos en esta ocasión en indagar sobre los antecedentes y la historia del origami, preferiría que conociérais unos pocos ejemplos de diseñadores y diseñadoras que han hecho de esta técnica textil una de las señas de identidad de sus propias marcas.

Son o somos muchos los que lo hemos trabajado con ello, pero sin duda hay un referente que es “fuente de inspiración” para todos los que amamos este arte. Issey Miyake.  Un autentico especialista en combinar magistralmente diseño y tecnología en la exploración conceptual indicativa de lo natural, tanto en sus colecciones como en sus diseños. Os aconsejo que lo estudiéis, es sublime. Y que junto a Watanabe, Rei Kawakubo o Yohji Yamamoto son cuatro impactantes ejemplos de arte, arquitectura y proporción japonesa que han desarrollado parte de sus legados como diseñadores trabajando el origami de una forma magistral.

Muchas de sus piezas se encuentran expuestas en los mejores museos del mundo y son ejemplos de labor artesanal para el mundo de la docencia de moda. Y llegados a este punto, Shingo Sato es el considerado diseñador del “nuevo patronaje”. Este gran maestro japonés se ha hecho un nombre en el mundo de la moda gracias a desdibujar las líneas de costura retorcer los esquemas clásicos del patronaje de un prenda. Un diseñador y patronista que aprendió el valor de lo  poco convencional de la mano de Azedine Alaya y que hoy día vuelca sus conocimientos como docente de este arte. Personalmente he de aconsejaros que sigáis la técnica y los trabajos de  Jule Waibel, una joven diseñadora alemana que ha centrado su trabajo como creativa en la investigación y la aplicación del origami como autentico arte textil.

En nuestro país han sido muchos y en este caso muchas las diseñadoras que han “adoptado” el origami casi como sello de sus propias firmas. Amaya Arzuaga y su minimalista percepción del origami en la moda. Simpleza  es belleza. Y como no, nuestra querida Pîlar Dalbat, fiel amante de las formas arquitectónicas y orgánicas que ha hecho del origami uno de los sellos de su propia firma.

This contact form is deactivated because you refused to accept Google reCaptcha service which is necessary to validate any messages sent by the form.
Thanks!

Teléfono
WhatsApp
Lola, gerente de la escuela
Un placer!

error: Content is protected !!